Noticias

Discos

Theodor Bastard Vetvi

Theodor Bastard Vetvi

Hay quien todavía piensa que Theodor Bastard no tendría hueco en muzike.org y, sin embargo, desde que los descubriéramos en WGT2012, Sueta y Oikoumene pasaron a ser escuchas habituales en la redacción. Su espléndida mezcla de folk, rock multicultural y trip-hop de nuevo nos volvería a llenar de luz y esperanza en la casa de Acuario. Ayer mismo se publicaba su nuevo trabajo, Vetvi, que (leemos)...

Conciertos

Artículos

Malvas florecen entre las ruinas

Malvas florecen entre las ruinas

Cap a la banda de terra, a l'indret del sol, no es podien mirar les aigües sense que un hom se veiés obligat a cloure les parpelles rublertes de llàgrimes. Joaquim Ruyra - Pinya de Rosa, Con motivo de sus actuaciones el próximo fin de semana, en la Fira Medieval de Bigues i Riells el sábado 28 y el festival/concurso Wolfest de Razzmatazz el domingo 29, abrimos la ventana de muzike.org (oremos...

¿De dónde vienen, y qué son, Every Time I Die?

lavrenti

which one of you sons of bitches is going to make me feel alive
which one of you mother f**kers
is going to get inside my heart


De acuerdo a los biólogos y expertos en evolución, la bestia no desciende de nada, ni es conocido que tenga progenie. Así muchos teólogos han ido demasiado lejos al proclamar que tomaron forma cuando Sam Elliot puso su cigarro sobre la sangre de Robert Plant.

Según el texto promocional de Ferret Music, con The Big Dirty nos encontramos ante la contribución más valiosa para unificar las teorías musicales creacionistas y evolucionistas. Capaz de licuar cerebros no preparados y eliminar toda posibilidad de que puedan seguir aprehendiendo significados culturales.

Situados inicialmente por muchos dentro del metalcore a lo largo de sus discos anteriores, y en éste que tenemos ahora en portada, su mayor virtud ha sido mantenerse irresponsables. Mezclan referencias impunemente que tan pronto suenan punk como No Son of Mine como abren el disco a arranques sureños (ellos dicen que valientes) en temas como el interesante Leatherneck. Aunque en esto se manejen mucho mejor bandas del mismo sello como Maylene and the Sons of Disaster, ellos continuan con sus embates chulescos...

¿Tienes pretensiones irónicas y desagradables sobre el rock and roll? ¿Quieres riffs indecentes con mostacho y mallas elásticas? ¿Quieres partes brutales para el mosh con las que enfrentarte a Charles Bronson en cualquier película de El justiciero de la ciudad?

Por tanto, lo que tenemos en este disco de los torturadores de bajistas (Josh Newton, tus horas están contadas) que alcanzó el puesto 41 de ventas con más de 14.000 copias en la primera semana es un experimento de darwinismo musical. Una banda que evoluciona, y se transforma, para poder sobrevivir en el decadente negocio musical; y cuyas mutaciones exitosas se replican de banda en banda.

Porque si de algo se puede alabar y acusar a Every Time I Die es de tratar de ir más allá (aunque no siempre les salga bien) dentro de la amplia y al tiempo constreñida etiqueta "-core". Con ello alimentan a una extensa cohorte de grupos (yo, mi, me; no no) que aprovechan sus puntos más brillantes adaptándolos a sus necesidades (generalmente con un aire más "comercial").


The world is too incredible
to bring such ugliness into it.

El mayor problema que tienen sus trabajos (al menos para mí) es que, a pesar de todo lo dicho, acaban sonando sospechosamente parecidos. Dominan su ámbito (siempre en high-tempo), crean buenos temas, escriben complejas letras (probablemente sin igual en otros grupos), con múltiples significados, irónicas, insultantes y con afirmaciones grandilocuentes; pero el conjunto (a pesar de no llegar a los cuarenta minutos) es plomizo.

Es un disco, por tanto, que invita a la escucha casual de uno o dos temas... Así a pesar de haber algunos que prefiero por encima de otros, como el pesado Cities and Years o el (muy) macarra Rendez-Voodoo, cualquiera elegido al azar está lleno de latigazos fortalecedores y energía, y la voz granulosa de Keith Buckley es siempre muy poderosa. Pero, repito, uno o dos... más me cansa.

Remarcaré finalmente INRIhab, con la colaboración a la voz de Dallas Green de Alexisonfire, que, sin embargo, brilla por su mayor comedimiento... en un grupo que nunca, nunca, se plega a las necesidades del mercado con medios tempo y letras doloridas y lastimosas. ¿Digno de alabar? Supongo que sí, aunque a mí me gusten ese tipo de canciones ¬_¬


And if you still believe,
that men guilty of love cant survive
then hang em high or not at all

Quizá sean necesarios... no lo sé. Porque venden (tampoco en grandes cantidades), salen en la MTV pero su música continúa siendo aguerrida. Por lo pronto, dejémosles avanzar, haciendo vídeo estúpidos, con chandals y cintas de aerobic (rompiendo estéticas oscuras), girar con lo más granado del escena norteamericana, y esperemos que un día nos sorprendan con un par de conciertos por aquí para poder comprobar in situ los directos explosivos que, se supone, ejecutan. Aunque habrá de ser pronto porque algo me da en la glándula pineal que esto no puede durar más allá de un par de años más...

Mientras veamos una vez más su chanante We'rewolf.


Los últimos detalles... el disco se publicó el 3 de septiembre en todo el mundo (distribuido en Europa por Plastichead), y la versión limitada iba acompañada de un DVD con imágenes de backstage y curiosidades grabadas por el propio grupo a lo largo de todo el mundo. El título de este DVD, en otro juego de palabras de difícil traducción, es The Dudes And Don'ts Of Recording.


oh, it's the end of the line
i'm cornered by a precedent
the sneering public eye

it is better to destroy.
than to create what is meaningless.
so the picture will not be finished....

Artículos relacionados: